Noticias

Carta del Presidente 2021

Queridos amigos, socios y colaboradores de Extremayuda. Para no faltar a la costumbre, antes de irnos de vacaciones os envío unas palabras para contaros algo de la marcha de este proyecto solidario que entre todos estamos realizando. Prácticamente se podrían calcar las mismas frases de la carta que os mandé antes de Navidad, porque poco ha cambiado.

CARTA PRESIDENTE JUL2021

Aquí en España la situación parecía más controlada, vuelve a complicarse y para las personas vulnerables el problema se

ha agigantado; baste como ejemplo el comedor de transeúntes que las hijas de la Caridad desempeñan en Cáceres antiguo y al que aportamos ayuda: han pasado de dar poco más de 50 comidas al día en febrero de 2020 a las 105 / 110 actuales. Por ello os invito a que pensemos en esa gente los que, mal que bien, vamos saliendo adelante; hay mucha necesidad, de verdad y las ayudas no somos capaces de incrementarlas. Incluso hemos tenido un descenso del 40% en los fondos que nos aportaba la Fundación “La Caixa” para el programa Alimentos Básicos Solidarios en Cáceres. Pero es lo que hay, haremos lo que podamos y llegaremos hasta donde podamos llegar.

En Perú las cosas no van bien. Es el país con más incidencia y muertes por Covid respecto a su población y las circunstancias de pobreza y marginación de las zonas donde actuamos hacen especialmente dolorosa la situación, pero, al igual que aquí, allí siguen nuestras contrapartes peleando y haciendo lo que pueden con los fondos decrecientes que les enviamos. Los proyectos se mantienen todos en pie:

– Las becas en cuantía de 32 y a 80 €/mes hacen posible que sigan estudiando estos chicos y chicas y, aunque la enseñanza presencial es escasa, los aprovechamientos son buenos.

– La Orquesta Sonidos en la Arena sigue con su trayectoria, aunque no se pueden juntar para actuar, pero intentan hacerlo mediante medios técnicos a distancia y en grupos pequeños con instrumentos afines.

-El Jardín de Infancia Virgen de la Montaña sigue dando enseñanza on line como complemento al programa estatal por TV y con una plataforma digital y mediante WhatsApp, la profe Isabel y sus auxiliares están manteniendo el nivel de formación de los niños (en torno a 30) bastante más elevado que el de los centros estatales, con control de tareas y buen aprovechamiento; a pesar de las dificultades, las cosas van bastante bien y hay que felicitar a las profesoras por su empeño.

-Los demás proyectos (Panadería, Centro de Cuidados paliativos, etc.) también funcionan.

Para lo mal que están la situación, es muy satisfactorio lo que estamos haciendo, es verdad que han bajado los ingresos, pero nos mantenemos ahí, al cañón, casi milagrosamente, cuando estamos sabiendo que otras ONG sencillamente han desaparecido del

barrio.
Por ello nos llena de orgullo que sigáis apoyando esta labor, pues esa es la raíz de nuestra permanencia y, a los que

podáis, os pedimos un pequeño esfuerzo; pensad que, si cada uno de los aproximadamente 315 colaboradores aportara, por ejemplo, dos €uros más al mes, eso supondría 7.500€ más al año, que traducido en becas, serían prácticamente 8 becas más, es decir, casi volver a las que teníamos antes de la pandemia. Es probable que algunos de los que me estéis leyendo lo estéis pasando mal y no podáis hacer ese pequeño esfuerzo, y lo entendemos, pero tal vez otros sí. Ahí dejo mi llamamiento.

Cuando se acercan estas fechas me acuerdo con mucha añoranza de mis viajes a Alto Trujillo, que ni el año pasado ni este han sido posibles por obvios motivos de seguridad sanitaria, pero mi corazón sí está allí y, como siempre os digo, mientras sigamos contando con vuestra ayuda, el compromiso de todos los que formamos Extremayuda es grande , y contad con que no vamos a escatimar tiempo y esfuerzo en la búsqueda de un mundo mejor mediante el apoyo a los más necesitados.

Por favor, es importante que os sigáis cuidando, que la pandemia no está vencida aún, y que también intentéis disfrutar

del merecido descanso veraniego.

Un fuerte abrazo, gracias como siempre y hasta otro momento. Damián Gallego García.